SEVILLA COFRADIERA..

viernes, 31 de diciembre de 2010

EL SEÑOR DEL FÍGARES, LA ELEGANCIA DEL CARTUJANO...
Y no, cartujano no es aquel que vive en el barrio de cartuja, ni aquel que ha cursado estudios en su Instituto, cartujano es aquel que bajo el paso obra con oficio y profesionalidad y sin alardes al respetable pasea al Señor del Fígares cada Domingo de Ramos con cartujanas maneras....

2 comentarios:

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Aprovechamos normalmente los últimos compases del año para hacer un balance (estulta manera) y una serie de propósitos. Los míos hacia la entrada que nos ocupa es que si la costalería es entendida con la devoción aficionada y aplastante con la que la versáis algunos, sea esta la misma que a todos nos llegue. Ojalá ese orgullo, a sabiendas del buen trabajo y como prurito de la camaradería y de la amistad cunda como reguero.

No sé qué es ser cartujano (y después de ver los caballos lipizanos en Hofburg, Viena, creo que ni los de Jerez lo son) pero me contagio de ese orgullo vuestro cuando cada Domingo de Ramos transformáis la frialdad contemporánea de Fígares y hacéis de un barrio del centro pero en la periferia del casco histórico un escenario para nuestra Semana Santa. Si eso es ser cartujano, si no es otra cosa que estar perfectamente dedicado a realizar con la entereza que renováis cada año la labor cofrade, cristiana y tan nuestra de ser costalero del Misterio de Fígares, aplaudo ese sentimiento que de tanto en vez plasmas en el blog.

Ya sabéis que por vecindad siempre he tenido en un hueco de mi sentimiento cofrade a Jesús Despojado; y cuento los días para que la más personal y arrolladora dolorosa de los últimos 100 años de Granada ande sobre el paso que merece por el Domingo de estreno de Granada.

Así que no dejéis nunca de ser cartujanos. Con las dosis necesarias de humildad, con el silencio como testigo de vuestro hacer, y con el orgullo de formar parte de un nutrido grupo de personas que por la trabajadera, son amigos y forman parte de la "legión cartujana del Señor de Fígares".

Que el que viene, y otros cien años más, nos traigan a todos la salud para disfrutar de la sobria y elegante manera con la que nos traéis un trozo de Evangelio por el barrio céntrico de la periferia histórica.

costalero gruñón dijo...

y los pelos como varillas de cohetes..ofú David, no se puede tener más arte, que se me iban subiendo los colores conforme iba leyendo tu comentario.

Ser "Cartujano" no es más que ser costalero de este paso, que en su canastilla, lleva las maneras de la Cartuja de Granada. Eso y no lo que con tanta rapidez verbal y a menudo con tanta estulticia, sueltan por la boca, en los blogs, o en los corrillos a nuestras espaldas, nuestros más sobrios detractores. Eso es ser "Cartujano", llamarle Fígares al Cielo cada Domingo de Ramos...

Un abrazo David, que ya mismo estamos vestidos de negro al amparo de Nuestra Madre