SEVILLA COFRADIERA..

miércoles, 7 de febrero de 2007

El arte cartujano

Es habitual encontrar caras atónitas y expresiones de incomprensión cuando le explicamos a alguien, normalmente ajeno a la Semana Santa, que esta Hermandad de la que formamos parte es de carácter silente, pero ante sus ojos ven un cortejo vestido de blanco que precede a un paso de misterio y como colofón a una formación musical a cuyo compás trabajan los costaleros. Es manifiesto su anonadamiento cuando en Granada poco arraigo parece tener un acontecimiento tan trascendente como el de la rememoración pública de la Pasión de Cristo, pero son muchos los matices que en este mundo manejamos y a veces parece que desde la más completa formación cofrade (que yo recuerde aún nadie ha alcanzado el doctorado) es aún más difícil encontrar el razonamiento y el equilibrio en cuestiones, a veces tan sutiles como ésta.

Quizá sea esa sutileza de la que en ocasiones nos creamos poseedores la que nos haga creer que un costalero solo disfruta bajo los palos en las ocasiones que la música es de un ambiente más de barrio y por lo tanto el andar bajo el misterio se caracteriza por los distintos cambios de ritmo, compás y su palpable jovialidad. Pero no todas las formas de andar son iguales al igual que no son iguales todas las Hermandades y claro ejemplo de ello es ese paso de misterio que por la tarde del Domingo de Ramos avanza poderosamente por la calle San Antón y al anochecer demuestra el buen hacer del cada vez mejor llamado “arte cartujano”. Es digno de remarcar este nuevo nombre ya tan conocido y que tantas veces se escucha entre las zambranas del paso de Nuestro Padre Jesús Despojado, que ya no es solo Cartuja en la talla de su arquitectónico canasto o las guirnaldas que bajo él en sus respiraderos cuelgan, sino que es un arte que sus costaleros, cada día más cartujanos en su forma de ser y de andar, han creado para hacer poco a poco de esta Hermandad un compendio único e inigualable junto con el resto de factores que en ella influyen y que pese a ser menos guerrero y algo más monótono, se disfruta por dentro con un sabor añejo para el que sabe valorar las cosas en su perfección y no en su espectacularidad.

El arte cartujano no es una frase, un símbolo o una expresión banal, si no una técnica por la aún queda mucho por trabajar y que pese a su dificultad mucho ha avanzado ya. Ya queda menos para escuchar el llamaor y la voz de nuestro capataz este Domingo de Ramos, ya queda menos para volver a pasear, siempre de frente por Granada, a Jesús Despojado de sus Vestiduras.

Javier López-Cantal Marín

6 comentarios:

VALENZUELA dijo...

BOLICHE, CHAPÓ, QUE VERDAD AMS GRANDE TE HAS MERECIDO UNA LEVANTÁ POR ESE PEASO ARTICULO,OLE EL ARTE DEL REALEJO!!!! PORQUE TU CORAZON ESTÁ EN EL REALEJO A LA SOMBRA DE UN OLIVO.

Eduardo Salamanca dijo...

Boliche has pactado con satanas o que. Mejor no se puede explicar el sentimiento cartujano, ole y ole por ti.

Villegas dijo...

Boliche eres un poeta maxo...bajo los palos y fuera...ole ese arte cartujano que corre x tus venas y que bien los has sabido expresar yo creo q mas palabras no caben. OLE ESOS CORAZONES CARTUJANOSS

EL LISTERO GLORIOSO (Cañita Brava)orme dijo...

¡¡¡¡¡CHAVOLI PREGONERO ¡¡¡¡¡¡
SI SEÑOR VAYA PALICOTAZO QUE TIENES, MAGNIFICO ARTICULO, DE VERDAD, BIEN DEFINIDO EL ARTE CARTUJANO DE ANDAR BAJO EL DESPOJADO.
ESO SE MERECE LO QUE TU YA SABES.....
unas cuantas rubias

J.Morente dijo...

Ole, Javier, viva ese andar cartujano. Buena manera de definirlo. Me ha encantado.

Javi pregonero ya.

Saludos.

PULIDO dijo...

OLE OLE Y OLE ese Chaboli con arte.

No se puede tener mas arte ni mas sentimiento. Eres un artista dentro y fuera de las trabajaderas.

Bolixe For Pregonero

Un abrazo compañero